Pagar Inscripción y becas
10 November 2017

Síndrome de Congestión Venosa Pélvica

Escrito por: Administrador

La congestión venosa pélvica es la presencia de estancamiento de sangre venosa a nivel pélvico que produce dilataciones de las venas pélvicas tanto en el hombre como en la mujer y se manifiesta como várices atípicas a nivel de muslos, genitales o glúteos, puede presentarse con hemorroides en ambos sexos y es una causa de varicocele en el hombre.

Las várices pélvicas se manifiestan con pesadez pélvica al estar periodos prolongados sentado,  en la mujer hay dolor en el periodo menstrual y se asocia dolor durante las relaciones sexuales.  Se presenta comúnmente como una causa de dolor difuso, crónico, que ha requerido múltiples visitas al médico, ginecólogo, o urólogo o al gastroenterólogo sin encontrar una causa clara del mismo a pesar de realizar varios estudios.

En la antigüedad, se llegó al grado de ingresar a instituciones mentales a pacientes que presentaban este tipo de síntomas alegando que inventaban su dolor y que no existía ninguna enfermedad asociada.

Este síndrome se asocia a mujeres que han tenido embarazos previos ya que el embarazo es un factor importante para desarrollar estancamiento venoso a nivel pélvico.  La situación hormonal de la mujer la predispone para presentar enfermedad venosa pélvica y es por esto que es bastante frecuente en mujeres en edad fértil.

Otras causas de enfermedad venosa pélvica pueden asociarse a problemas compresivos a nivel abdominal, en los cuales las várices pélvicas son secundarias a síndromes compresivos venosos como el síndrome de May Thurner o el síndrome de Nutcracker.

El angiólogo corrobora los hallazgos de la enfermedad con un ultrasonido pélvico, en el cual, se miden los diámetros de las venas gonadales y se revisa la circulación venosa pélvica en general. 

El tratamiento se realiza por medio de la terapia endovascular, en una sala de hemodinamia, en el hospital.  Por medio de una punción guiada con ultrasonido a nivel de la ingle, y con anestesia local, se introducen una serie de dispositivos: guías y catéteres por dentro de la vena dirigidos a tratar las venas dilatadas de la pelvis.  Se liberan unos dispositivos llamados coils en la vena afectada, que cerrarán la vena enferma optimizando el flujo venoso pélvico para disminuir la congestión venosa y el malestar pélvico.  Para completar el tratamiento se puede asociar la escleroterapia de las várices asociadas,  que consiste en inyectarlas con un medicamento que las desaparece eventualmente. 

Hay una mejoría casi inmediata, en promedio a los dos o tres días desaparecen los síntomas de dolor y pesadez pélvica.

El dolor venoso pélvico existe, pero es una causa olvidada de dolor crónico pélvico.  Hay que pensar en él.

Comentarios del artículo

Opina sobre este articulo

Articulos relacionados

06 November 2017
Aneurisma de Aorta Abdominal, una Bomba de Tiempo
Leer artículo
10 November 2017
¿Por qué tengo várices?
Leer artículo
10 November 2017
¿Presión arterial ligada a demencia vascular?
Leer artículo
10 November 2017
Anticoagulantes orales en las mujeres
Leer artículo
10 November 2017
¿Problemas Circulatorios?
Leer artículo
10 November 2017
Síndromes Compresivos Venosos
Leer artículo